• Espacio para atención espiritual podrá albergar eventos especiales de fieles católicos.
  • Se inaugura Capilla en honor del “Niño Pa” en Xoximilco Cancún
  • El Padre Joseph Nguyen estará a cargo de la sede, construida en honor del Niño Jesús.

La Prelatura de Cancún-Chetumal, a cargo de Monseñor Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, otorgó autorización a la capilla “Niño Pa”, del parque turístico Xoximilco Cancún, para proporcionar atención espiritual a los fieles católicos. Dicha autorización permite la celebración de eventos especiales y de cada uno de los sacramentos.

La capilla “Niño Pa” estará a cargo del Padre Joseph Nguyen, titular también de la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe y San Felipe de Jesús, en Cancún. Ubicada en Xoximilco Cancún, la Capilla “Niño Pa” debe su nombre al Niño Jesús, venerado en Xochimilco, Ciudad de México, cuyo significado deriva del vocablo hispano-náhuatl que se traduce como ”Niño del Pueblo”.

La capilla cuenta con esculturas con las imágenes del “Niño Pa” y de la Virgen de Guadalupe, hechas por artesanos de Xcaret. Están realizadas en su parte estructural con raíces de jabín, los rostros son a base de  formadas por madera de caoba y los mantos cubiertos con pedacera de talavera.

Con una extraordinaria estructura arquitectónica, desde la capilla del “Niño Pa” es posible admirar los majestuosos canales donde hacen su recorrido las coloridas trajineras, resaltando la imponente cruz de estilo colonial de 11 metros de altura. Está construida al estilo “Xcaret”, que se sustenta en una combinación de la arquitectura orgánica (naturaleza) con el estilo mexicano.

La autorización otorgada por la Prelatura de Cancún-Chetumal permitirá en lo sucesivo que Xoximilco sea sede de eventos especiales como bodas, bautizos, XV Años y otras celebraciones en las que la asistencia espiritual es fundamental para la feligresía católica.

 

“NIÑO PA” EN XOCHIMILCO, UNA GRAN TRADICIÓN.

La imagen del “Niño Pa” funge para  las familias de los barrios de Xochimilco como un signo de bondad, amor, fe, curación, milagros, alegría y gozo. Son justamente estas familias las que año con año ejercen de manera itinerante como sus mayordomos o cuidadores desde el siglo XIX.

Diseñado en madera de chocolín o colorín, para sentarse y acostarse, la figura del “Niño Pa” tiene ojos de cristal color café claro, nariz pequeña y finamente redonda. El pelo es natural, mide 51 centímetros de altura y pesa 598 gramos.

Su ciclo festivo comienza el 2 de febrero con el cambio de mayordomía y la bendición de las semillas para tener una buena cosecha, pues el culto del “Niño Pa” se encuentra asociado al ciclo agrícola. Simbólicamente, las semillas deben crecer y germinar por ser un principio de vida. Es también acostumbrado que la gente le regale juguetes en agradecimiento a sus favores.

El valor de la figura del “Niño Pa” toma una importancia fundamental en la conservación de la cohesión familiar y social de la comunidad de los barrios de Xochimilco. Siendo su Santo Niño más importante, el “Niño Pa” funge como un símbolo cultural y religioso desde donde se producen y reproducen costumbres, conocimientos, sistemas de significados, habilidades y formas de expresión, así como ritos y rituales, tradiciones orales, expresiones, prácticas sociales y prácticas sobre la naturaleza y el universo,  reforzando la identidad y memoria cultural no solo del pueblo Xochimilca sino también del resto de los habitantes del Distrito Federal, de los Estados de la República  e incluso aquellos que se encuentran fuera del país.

 


En Boletines, Eventos especiales, Sala de Prensa, Sin categoría.